Starfighter: La aventura comienza (1984) Nick Castle

The Last Starfighter poster
Título original: The Last Starfighter
Director: Nick Castle
Guion: Jonathan Betuel
Música: Craig Safan
Intérpretes:

 Lance Guest, Dan O’Herlihy, Catherine Mary Stewart, Robert Preston, Chris Hebert, John O’Leary, George McDaniel, Ed Berke
SINOPSIS
Alex es un adolescente que escapa de su monótona rutina jugando con un vídeo juego llamado Starfighter. Su habilidad y tenacidad atraen a un amable extranjero Centauri, que resultará ser un alienígena. Alex recibe una sacudida y es transportado hasta un lugar lejano de la galaxia, donde descubrirá que su juego preferido es una realidad. Ahora tendrá que demostrar si es tan bueno como parece…
CRITICA
Entrada con spoilers… Aunque, ¿realmente quieres verla?The Last Starfighter poster 2La infancia es una etapa realmente maravillosa, quizás la mejor de nuestra vida; supone toda una fase de descubrimientos y experiencias que, a la larga, te condicionarán (o no) como persona en el futuro… Muchos de los que hoy seguimos siendo aficionados al cómic con cuarenta o más años, lo somos porque, mucho tiempo atrás, nuestros aún jóvenes sentidos un día se aposentaron en una colorida portada de un tebeo que ya nos atrapó irremisiblemente, y que nos hizo comprar más ejemplares de esa colección o de muchas otras… Con el cine ocurre algo muy similar: de crío vas al cine a ver ciertas películas que te dejan literalmente alucinado y, cuando, con el transcurrir de los años, se va apoderando de ti cada vez con más fuerza esa nostalgia que a todos nos invade, sobre todo al ir haciéndonos más viejos, sientes el impulso de volver a ver esa vieja película con la que tanto disfrutaste con doce años, pero ahora con veintisiete años más, y a veces, la cinta en cuestión es tan abrumadoramente buena, que la positiva impresión de entonces, no sólo se mantiene, sino que incluso se acrecenta… Ejemplos de esto son fácilmente reconocibles entre todos los frikis: “Superman, el Film”, “La Guerra de las galaxias”, “Blade Runner”, “Indiana Jones”… Pero otras veces, es mejor guardar aquel buen recuerdo de aquella película que más bien pasó sin pena ni gloria en ese rinconcito (o “rinconzazo”) de nuestra memoria dedicada a la infancia, porque, si te atreves a verla de nuevo, te puedes llevar un buen chasco.Y eso es justamente lo que me ha pasado con el visionado reciente de “Starfighter, la aventura comienza” (pero nunca prosiguió… Y no me extraña).

“Starfighter” llegó en un momento de lo más adecuado; la trilogía clásica de “Star Wars” había finalizado un año antes con “El Retorno del Jedi”, y los que tanto habíamos disfrutado de la saga en las grandes salas estábamos realmente “huérfanos” de ciencia-ficción… Es cierto que en 1984 también hizo su entrada (más bien frustrada) “Dune”, de David Lynch, pero a pesar de que con el paso de los años esta cinta ha sido reivindicada por los aficionados (que conste que es una de mis favoritas de siempre), lo cierto es que en su momento no era la ciencia-ficción que la gente deseaba (de ahí el tropezón en taquilla), sino más bien pura “space opera”: batallas espaciales, malos malosos, chicos buenos y todo eso… Y “Starfighter” nos concedió todos estos elementos a los niños de los ochenta (y recalco “niños”).

the last starfighter aliens

Por todo ello, es normal que, cuando recuerdas muy vagamente una película que tan buen rato te dio en una oscura sala de cine con olor a palomitas y a paño rojo de butacas y para más inri, el paso del tiempo la ha sumido en el más puro ostracismo, tu deseo por volver a verla, con ojos ya de adulto, sea inevitable, ¿no?… ¡Pues no!

“Starfighter” es un claro ejemplo de que hay películas concretas para una determinada etapa de tu vida y que es mejor no revisionarlas cuando tienes unos cuantos años más… Es innegable constatar que la peli goza de elementos ciertamente originales y atractivos, antes poco o nada utilizados (el hecho de que a un joven terrestre lo reclute -aunque sea un poco forzadamente por el ansia de lucro personal de un alienígena- una civilización extraterrestre para luchar contra unos malvados invasores a través de una máquina recreativa que reproduce las batallas estelares que supuestamente libra esta civilización, pues no está nada mal), pero no son suficientes para mantener el interés de ese adulto ya, que disfrutó tanto de niño con ella…

El argumento es ciertamente torpón, con un guión flojísimo, incoherente y falto de chispa, incluso con momentos netamente ridículos (la escena en que todo el poblado de caravanas, donde vive Alex Rogan, el prota, alucine por un tubo porque el muchacho bate el récord de la máquina recreativa –y que es el acicate definitivo para precipitar su reclutamiento por Centauri, el alienígena un poco aprovechado, que primero matan y luego resulta que no, que está vivo por un pretexto de lo más chorra- es francamente estúpida); los efectos especiales, a pesar de ser resultones (y es que la sombra de Star Wars era muy alargada), están poco y muy mal aprovechados en lo referente a las batallas espaciales, que son prácticamente inexistentes…

last starfighter recreativaLas escenas de acción son breves y mecánicas, con una ausencia total de emoción en las mismas, siendo el colmo de éstas cuando Rogan, que no es piloto del bombardero estelar, sino artillero, algo por otra parte lógico, dada la “instrucción” que recibe (muchas horas de “vicio” en la máquina) utiliza el arma definitiva de la aeronave: “La rosa de la muerte”. La escena donde dicho recurso bélico es utilizado la recordaba sumamente espectacular (la nave realizando unos frenéticos movimientos concéntricos y disparando a diestro y siniestro contra sus enemigos), pero en realidad es una escena realizada de manera escueta y francamente vulgar, sin aliciente alguno en verdad, y luego ya el final es tremendo: Rogan y el “tortugo” (Grig, su compañero de aventuras, bien caracterizado, hay que reconocer), vuelven al campamento donde el primero vivía a saludar a toda la población (¿?) y de paso, pedir el chaval a su novia a que se vaya con él al quinto cojón galáctico a vivir una vida de matamarcianos… ¡Que te vas a la guerra, muchacho! ¡Que no te vas a un palacio a vivir felices para siempre! Tiene gracia que todos los reparos que pone Rogan al principio de su reclutamiento, justificando a los alienígenas amenazados que el estar en una nave de guerra no era como jugar en la maquinita (y con razón, para qué negarlo), luego, cuando se trata de meter además a la parienta en el “fregao”, se le hayan olvidado por completo… ¡Me la engaña miserablemente para poder echar unos “canelos”!

The Last Starfighter imagen

En definitiva, que podía haberme estado quietecito y haber dejado “Starfighter” durmiendo el sueño de los justos en mi videoteca, de donde no debió salir… Así, al menos, cuando la viera allí guardada, hubiera pensado: “¡Qué peli, cómo me gustó de “chico”! Ahora sólo pensaré: “¡Vaya palo que me he “llevao”, macho! ¡Quién me mandaría a mí! ¡Qué malo es eso de cumplir años! ¡Cómo nos engañan los sentidos cuando somos niños! ¡Ahora ya tengo miedo de volver a ver “Tron”!”

Tags:

Acerca de Clayton

Gaditano en el exilio, friki de nacimiento, comiquero desde que tengo uso de razón, cinéfilo desde siempre y adicto de corazón a las series USA.Puedes visitar su blog personal en: thelonefreaker.blogspot.com.es

You may also like...

0 thoughts on “Starfighter: La aventura comienza (1984) Nick Castle”

Deja un comentario


Subscribe to RSS Feeds

Get all latest content delivered to your email a few times a month.