Astro City: Confesión de Kurt Busiek y Brent Anderson

Astro City ConfesionAprovechándome de parte del título de este post, he de confesar, ya que estamos, que no me gustó nada el primer tomo de “Astro City“. Sí; lo vi como una lectura amena, en ciertos momentos original y medianamente interesante, pero sin la atracción suficiente como para desear conocer más sobre el particular mundo creado por Kurt Busiek, Brent Anderson y Alex Ross. La historia del Samaritano, el principal héroe protagonista del primer arco argumental, tenía ciertas notas de interés, pero las historias breves y autoconclusivas, con otros héroes en el foco de atención y que fundamentalmente llenaban el susodicho tomo, no terminaron de satisfacerme. Al final, mi impresión de esta lectura se redujo a considerar a estos primerizos cómics como una somera introducción a este curioso universo y que por tanto eran sólo la punta de lanza de un desarrollo posterior de aquel. Por ello, cuando se me presentó la oportunidad de leer el segundo volumen en edición de Norma Editorial, no obstante el recelo inicial, lo cierto es que no la desaproveché.

Y la verdad es que no me ha defraudado.

“Confesión” es la consecución plena de un “auténtico” arco argumental; una historia que se desarrolla como eje principal a través de los seis de los siete capítulos (este último independiente) de que consta el volumen. Y dado que es precisamente eso, una trama central que evoluciona con cada capítulo, desprende como consecuencia lógica una característica imprescindible en cualquier narración -y que faltaba por tanto en el tomo anterior, a mi entender- y que es el que surja interés o atracción por parte del lector en dicha historia. Evidentemente, este susodicho interés no sobresaldría si lectura es densa, monótona, lenta o mal cohesionada, y por ello es importante para “Astro City” en concreto (y por extensión, para cualquier cómic que se precie) contar con alguien de la talla de Kurt Busiek a los guiones.

Astro City Confesion paginaLa calidad de Busiek en el tratamiento narrativo, demostrada sobradamente en incontables cómics y obras, se hace más que patente en “Confesión“. Es cuando se hace cargo de una trama necesaria de matices y desarrollo como esta que su talento como guionista despunta si cabe más, y no al revés. Las historias cortas son incluso más complejas, puesto que has de contar mucho en un espacio limitadísimo y además, dejar entrever datos, detalles y otros aspectos que en ocasiones dan como resultado una notoria ambigüedad en la historia (a veces buscada intencionadamente, claro) que provoca a veces desconcierto, indolencia, rechazo o desprecio por parte del lector… No digo que Busiek no sepa contar historias cortas (la que cierra el volumen, la historia independiente “Sentirte cerca”, es un claro ejemplo de maestría narrativa), pero creo que le va mejor el explayarse, el enriquecer los personajes y su entorno para dotar al conjunto de ese interés que antes reclamaba.

Busiek se las apaña eficazmente para dotar de un indudable atractivo a un relato que bebe de manifiestas fuentes de inspiración, fácilmente reconocibles para cualquier aficionado a los cómics de superhéroes. No en vano, “Astro City” no deja de ser un cuidado homenaje a todas esas historias y personajes con los que han crecido e incluso de los que luego se han hecho cargo los creadores de este cómic, a la vez que un reconocido tributo a los autores que los forjaron. Si Samaritano se inspira en otro emblemático personaje volador cuyo nombre también comienza por “S”, el protagonista de este volumen guarda ciertas similitudes con otro héroe igualmente legendario, de hosca actitud y métodos expeditivos, que causa un pánico manifiesto a los criminales con su oscura y terrorífica apariencia.

Astro City Confesion ConfesorEl Confesor es el Batman de Astro City, y puesto que Batman es casi inconcebible sin Robin, este personaje de claras reminiscencias religiosas busca asimismo a su particular sidekick en la lucha contra el crimen. Lo hallará en Brian, un joven que desea dejar atrás un desgraciado pasado en su ciudad de origen para encauzar una nueva vida en la ciudad de los superhéroes. Gracias a su determinación, valentía e inmensa curiosidad, atraerá la atención del misterioso y oscuro héroe, quien adiestrará a Brian como su joven ayudante, que tomará el algo ridículo nombre -como él mismo reconoce- de “El Monaguillo”. Este particular dúo, además de enfrentarse cada noche a criminales de poca monta o reconocidos supervillanos, se verán inmersos en un cruento caso de difícil resolución que afecta al barrio más inquietante de Astro City, Colina Sombría. Allí un enigmático asesino en serie campa a sus anchas, provocando muertes que nadie es capaz de resolver, ni siquiera los superhéroes de la ciudad, que son por ello puestos en entredicho por la población y el alcalde de Astro City. Brianexhorta a su mentor a intervenir en ello, pero este se obstina en mantenerse al margen, lo que induce a Brian a pensar que El Confesor guarda más secretos de los que él ha podido desvelar. Por supuesto, no se equivocará.

Confesión” hilvana su hilo argumental en la evolución que sigue la relación entre el misterioso Confesor y su discípulo, el verdadero narrador y centro de toda la historia, una historia que, como se ha dicho, toma elementos clásicos vistos innumerables veces en multitud de cómics, pero manejados desde una perspectiva distinta por Busiek. Incluso no falta la enésima invasión alienígena a la Tierra y las monumentales batallas entre los héroes y unos extraterrestres ciertamente ridículos en cuanto a aspecto; pero una historia de desarrollo tan enriquecido y personajes tan bien construidos en ocasiones también presenta defectos, sobre todo si estos tienen que ver con la limitación de páginas. Esto es lo que precisamente hace que cierto subargumento que subyace con interés desde el principio de la historia quede pobremente resuelto en su conclusión, y es que Busiek -sobre todo cuando los plazos mandan- no es perfecto tampoco.

Astro City Confesion portada Alex RossEl guionista cuenta con la colaboración a los lápices de Brent Anderson, un artista de estilo netamente tradicional que recuerda vívidamente a un icono de la historieta norteamericana, Neal Adams. El arte de Anderson se acopla perfectamente y sin florituras a los guiones de Busiek para construir un cómic hecho “como antes”, donde la historia debe quedar equilibrada entre guión y dibujo, sin que ninguno de los dos recursos quede excesivamente supeditado por el otro.

“Astro City” cuenta además con una colaboración de lujo, la de Alex Ross. El método superrealista al que nos tiene acostumbrados en su dibujo ensalza de belleza las portadas de esta colección, englobadas en una sección que cierra el volumen editado por Norma, amén de otras curiosidades, y que uno no puede dejar de mirar y admirar.

“Confesión”, por tanto, cuenta sin duda con todos esos elementos que han hecho de “Astro City” un referente en el subgénero de los superhéroes: una historia bien construida, clásica pero llena de inéditos matices, innovadora en ocasiones, pero también con ciertas carencias a pesar del eficaz tratamiento. En suma, un buen cómic.

Gracias a thelonefreaker.blogspot.com.es

Tags:

Acerca de Clayton

Gaditano en el exilio, friki de nacimiento, comiquero desde que tengo uso de razón, cinéfilo desde siempre y adicto de corazón a las series USA.Puedes visitar su blog personal en: thelonefreaker.blogspot.com.es

You may also like...

0 thoughts on “Astro City: Confesión de Kurt Busiek y Brent Anderson”

Deja un comentario


Subscribe to RSS Feeds

Get all latest content delivered to your email a few times a month.