Cómics que deberías leer XXI: Sandman, de Neil Gaiman

Sandman Portada USA 1

A finales de los años 80, la editora de DC Karen Berger contactó con un joven autor británico llamado Neil Gaiman, con muy poca obra publicada, en su intento de fichar nuevos talentos y crear nuevas líneas editoriales que se salieran un poco de los habituales superhéroes. Su primer trabajo fue Orquídea Negra, una revisión de un viejo personaje. De ahí surgió lo que sería considerado, años después, una obra maestra de los cómics.

Karen le ofreció a Gaiman hacer un cómic mensual, y le sugirió que utilizase a algún  personaje del pasado de la editorial, alguno que nadie utilizara ya. Finalmente, el elegido fue Sandman, un olvidado personaje de la Golden Age, creación de Joe Simon y Jack Kirby. Finalmente, entre ambos decidieron crear un personaje totalmente nuevo, conservando solo el nombre. Así nació Morfeo, el señor de los sueños.

Inicialmente concebida como una serie de terror, totalmente vinculada al Universo DC, acabó convirtiéndose en el origen de la línea Vértigo, unos cómics para adultos, alejados de la continuidad DC y que crearon escuela y una línea a seguir por otras editoriales.

Gaiman experimentó con diversos géneros, con una narrativa pausada y muy literaria, sus primeros números se decantaban por el horror, si bien en algún momento, la serie sufrió un cambio radical en su propio concepto, volviéndose algo más sutil, con enrevesados argumentos que sorprendían por su complejidad y disparidad de temas. Sus guiones son una hábil mezcla de cultura pop, mitologías varias, magia, terror, humor negro, fantasía, literatura,religión…  Una obra ambiciosa, con arcos argumentales bien diferenciados, pero todos ellos entrelazados en donde lo más importante era contar historias.

Acaparadora de premios y éxito de críticas, no fue bien acogida en su momento por los lectores, quizás por lo surrealista de algunas historias. O tal vez por el baile constante de dibujantes, algunos muy apropiados para la historia que se narraba en ese momento, pero otros muy alejados del gusto del público en general.

Si bien la colección iba a ser una serie regular, las bajas ventas aconsejaron a DC a cerrarla. Neil decidió cerrar su serie con la muerte del personaje, pero creó un universo en sí mismo, donde la creación y desarrollo de unos personajes tan sublimes como los Eternos, con la magnífica Muerte a la cabeza, sobrevivió a la cancelación de la colección.

Por otro lado, el nivel gráfico medio siempre estuvo a la altura, aunque Sandman peca quizás de un excesivo baile de dibujantes, no todos ellos brillantes. Mientras unos espléndidos Sam Kieth, Mike Dringenberg, Chris Bachalo o Charles Vess realizaron un magnífico trabajo, otros como Marc Hempel o D’Isralei tenían un estilo de dibujo muy diferente, pienso por ejemplo en la saga de Las Benévolas, cuyo dibujo puede resultar algo confuso.

En cuanto a su edición española, Planeta ha realizado un inmenso trabajo, publicando toda la saga en lujosos tomos con montones de extras, con todo el material original de Sandman, corrigiendo las dispersas ediciones que en su día hicieron Zinco, Norma y la propia Planeta.

Tags:

Acerca de Stakar

"Cuando empezé con esto de los superhéroes, creí que sería una moda pasajera, que dentro de 10 o 20 años nadie los recordaría. Como pude estar tan equivocado" Stan Lee Tras The Avengers, queremos Stan Lee The Movie ¡YA!

You may also like...

0 thoughts on “Cómics que deberías leer XXI: Sandman, de Neil Gaiman”

Deja un comentario


Subscribe to RSS Feeds

Get all latest content delivered to your email a few times a month.